La Escuela como Palacio de Pioneros

opjm_copiaLa Escuela Primaria estructurada sobre la base de las características psicopedagógicas de los niños y las niñas y en consecuencia con el fin y los objetivos de la escuela cubana actual, permite integrar armónicamente el trabajo a partir de la concepción de contribuir a la formación integral de la personalidad del escolar, fomentando desde los primeros grados, la interiorización de conocimientos y orientaciones valorativas que se reflejen gradualmente en sus conocimientos, formas de pensar y comportamiento acorde con el sistema de valores e ideales de la Revolución Socialista.

La guía es la Ética Martiana, la relación que se establece entre los objetivos de la Organización de pioneros José Martí y los expresados en el Modelo de la Escuela Primaria donde el aprendizaje desempeña un rol de primer orden por ser "el proceso de apropiación por el niño de la cultura, bajo condiciones de orientación e interacción social (…) cada niño hará suya esa cultura, en un proceso activo, reflexivo, regulado, mediante el cual, en colaboración con el otro, aprende de forma gradual acerca de los objetos, los procedimientos, las formas de actuar, de pensar, del contexto histórico social en el que se desarrolla y, de cuyo proceso dependerá su propio desarrollo, ya que de acuerdo a su rol protagónico produce y reproduce los conocimientos".

Para ello se exige la comprensión de la necesidad de incluir el trabajo de los Instructores de Arte, la actividad deportiva, el uso de la tecnología educativa, el perfeccionamiento de la maestría pedagógica, la atención a la diversidad con un enfoque preventivo, la atención a la salud escolar, unido a la vinculación con las familias, con las organizaciones e instituciones y el ejemplo personal del docente, sin obviar la organización de la escuela en sí misma y la forma en que se conduce el proceso docente educativo desde la clase para formar valores.


Comentarios


Deja un comentario