La educación de escolares ciegos, con baja visión y con estrabismo y ambliopía

En las escuelas para niños ciegos y con baja visión se admiten ciegos absolutos y con una agudeza visual de hasta 0.4 con corrección en el mejor ojo, para ubicarlos en cada uno de los grupos se tiene en cuenta, además del parámetro técnico (aspecto cuantitativo) expresado en la medida de agudeza visual y campo visual, los aspecto cualitativos, fundamentalmente los relacionados con la eficiencia visual; se pone énfasis, por tanto, en la visión que tiene y no en la que les falta.

A las instituciones especiales para estrabismo y ambliopes pueden ingresar niños cuyas edades estén comprendidas entre los 4 y 8-9 años de la edad.

Los posibles diagnósticos para ser atendidos en las diferentes instituciones son:

  • Estrabismo con fijación excéntrica (con ambliopía o sin esta).
  • Estrabismo con fijación excéntrica (con ambliopía o sin esta).
  • Defectos refractivos moderados o elevado, con ambliopía exanopsia.
  • Nistagmus de origen ocular.
  • Afaquia libre de partes capulares.

Estas alteraciones pueden ser monoculares o binoculares. El oftalmólogo pediátrico es el encargo de remitir a los niños al CDO, con el correspondiente resumen de la historia clínica, para hacer un estudio integral; esto es tanto en niños ciegos y con baja visión como en niños en los que la patología ocular sea tributaria de rehabilitación. Los niños con deficiencias visuales, detectadas desde edades más tempranas, deben ser atendidos por diferentes vías: círculos infantiles o mediante la orientación a la familia.

Constituye un requisito indispensable para poder organizar, estructurar y dirigir la atención medió- pedagógica, el conocimiento profundo de las características de cada menor, lo que incluye el estado de la agudeza y del campo visual, etiología, momento de aparición, pronóstico, características de las alteraciones visuales más frecuentes, así como los efectos psíquico y físico que pueden provocar las diferentes patologías, entre otros.

En estos centros se aplican los programas y textos de la Educación General, lo que unido a una formación específica que comprenda áreas propias (orientación y movilidad, mecanografía en negro, estenografía Braille, actividades domésticas, talleres con una orientación de preparación para la vida y el trabajo), posibilita la adecuada preparación de los egresados para continuar estudios e incorporarse activamente a la vida social. Los egresados de la escuelas especiales pueden continuar estudios en secundarias básicas, preuniversitarios, institutos tecnológicos o centros de la Educación Superior.

Sobre la base de una completa información, con respecto a la condición visual de los alumnos, se traza la estrategia de intervención, se determinan los materiales adecuados, la iluminación, las ayudas ópticas y las características de material impreso (Tamaño de la letra, espacio, color del papel y la tinta, calidad del papel, etc.). Así se define qué niños utilizarán Braille, sistema en tinta y lo que harán usos de bastón.

Un objetivo fundamental de la escuela para niños con estrabismo y ambliopía como centros médicos pedagógicos, es restablecer y desarrollar las funciones visuales, fundamentalmente de la visión binocular; evitar el retraso pedagógico y la aparición de trastornos psicológicos a causa de la alteración ocular. La escuela tiene un carácter transitorio, dadas las posibilidades de rehabilitación visual que poseen estos niños.

La atención oftalmológica consiste el los tratamientos pleópticos y ortópticos y la corrección óptica. En los niños de edad temprana no se utilizan métodos en los cuales haya que emplear equipamiento especial. Además de recibir las asignaturas correspondientes al grado que cursa, diariamente el niño recibe tratamiento oftalmológico en gabinetes especializados con una duración de 15-20.

Comentarios


Deja un comentario