La atención a escolares con autismo

En nuestro país desde 1972 se imparte docencia a un grupo de especialistas en medicina y pedagogía interesados en el tema de autismo, estos alumnos recibían atención en diferentes escuelas del Sistema Nacional de Educación y otros en salas hospitalarias.

En 1992 comienza una experiencia en Ciudad de la Habana y otra en Santiago de Cuba, con la idea de crear un proyecto para la atención a estos alumnos, la experiencia la comenzaron 4 maestros y 6 especialistas, los cuales no tenían experiencia al respecto y se dieron a la tarea de comenzar a escribir todas las experiencias, logros y desaciertos que se encontraban en el trabajo diario con los niños, los padres comenzaron a participar como coterapeutas y todas los escritos comenzaron a formar parte de la bibliografía pedagógica de la especialidad en Cuba.

El proyecto iba creciendo y nos percatamos que cada día era mayor el compromiso de llevar adelante la tarea, las expectativas de los padres eran cada vez superiores, y se alcanzaban logros en el desarrollo de los alumnos por lo que algunos comenzaron a insertarse a otro tipo de escuelas.

En el año 1995, el Ministerio de Educación que siempre estuvo al tanto del proyecto, decide ampliar la experiencia y se crean las condiciones para ampliar la matrícula y del personal especializado.

Por los resultados alcanzados durante todos esos años, más el nivel científico que han alcanzado los profesionales y el aumento de niños con este síndrome se determinó por la dirección del país, crear las condiciones para abrir dos escuelas equipadas con los más modernos recursos y profesionales más preparados. Las escuelas Dora Alonso de Ciudad de La Habana y Wiliam Soler de Santiago de Cuba, fueron inauguradas en enero del 2001, y laboran en ella equipos multidisciplinarios de especialistas.

Los centros no solo brindan atención a los alumnos de la escuela, sino a otros escolares que reciben la atención educativa mediante diferentes modalidades.

Comentarios


Deja un comentario